Maravillas de la creación: La Polilla

16 febrero 2009

   La polilla pertenece al orden de los lepidópteros, es decir, de las mariposas. El término lepidóptero está formado por dos palabras griegas: lepis, que quiere decir escamas y pteros que significa alas. Son los insectos cuyas alas están recubiertas de un polvo muy fino compuesto de minúsculas escamas de maravillosos colores.

Los lepidópteros se encuentran repartidos en dos subórdenes: los macrolepidópteros, las «grandes mariposas» que habitualmente vemos en nuestros campos, y los microlepidópteros, las «pequeñas mariposas» que en mayor parte son nocturnas y de las cuales en Europa se conocen alrededor de 2500 especies, y están representadas especialmente por las polillas.

Señalaremos dos características de la anatomía de la polilla:

1. Es una mariposa muy pequeña, cuya envergadura oscila entre los 2 y los 25 milímetros.

2. Sus alas son estrechas y alargadas. Las alas superiores pueden presentar colores, mientras que las inferiores son descoloridas y están provistas de una capa de pelusa.

La oruga de la polilla, blancuzca, cilíndrica y alargada, presenta algunas pequeñas hebras sedosas esparcidas por su cuerpo liso. A partir de los materiales de que se alimenta, por ejemplo una tela, ella teje un estuche o funda sedosa, de donde emerge la cabeza. El patriarca Job hace alusión a esta actividad cuando habla del hombre impío que “edificó su casa como la polilla”, una casa frágil, que no perdurará (Job 4:19; 27:18).

Al clasificarlas desde el punto de vista de la voracidad de esta oruga, que causa graves daños, se han podido distinguir muchas variedades de polillas:

1. La polilla de la ropa (tineola bisselliella), la de las pieles (tinea pellionella) y la de los tapices (trichophaga tapetzella), que atacan productos de lana, pieles y cueros, y dejan profundos daños en ellos.

2. La polilla (o palomilla) de los cereales (sytotroga cerealella) que, entre otros granos, ataca al trigo, a la cebada y al centeno; y la polilla de la harina (ephestia kuehniella) que ataca no sólo a la harina, sino al pan molido, a la sémola, fideos, etc., y que no se debe confundir con lo que se llama el «gusano de la harina» del que se origina un coleóptero.

3. La polilla de la cera, que come la cera de las abejas. Esta mariposa se introduce de noche en los panales y deposita allí sus huevos, de los cuales se producen larvas que causan estragos en los panales de cera.

4. La polilla de los árboles, llamada también polilla de los manzanos, porque ataca especialmente a los manzanos, pero también al cerezo y al ciruelo.

Al pasar, recordemos que el término polilla no sólo designa a la mariposa y a la oruga de las que hablamos, sino que es también una enfermedad de la piel, particularmente del cuero cabelludo, la tiña, producida por diversos hongos microscópicos. Esta enfermedad se presenta en forma de placas y provoca la caída de los cabellos. La Palabra de Dios la menciona en el capítulo 13 del libro del Levítico, donde leemos que el diagnóstico de la lepra debía ser debidamente establecido, diferenciándolo de otras afecciones de la piel como la erupción (v. 6), el divieso, es decir, una úlcera y su cicatriz (v. 18 y 23), la quemadura y su cicatriz (v. 24 y 28), la tiña (v. 29 a 37) y las manchas blancas (v. 38).

En Palestina, donde la sequedad del clima no las favorece, las mariposas son escasas. La Palabra de Dios no las menciona. Ella sólo se refiere muchas veces a la pequeña mariposa que estamos considerando, es decir, la polilla. Pero sobre todo menciona a la oruga de la polilla, la cual roe y destruye. El patriarca Job, que fue duramente probado, sentía que su cuerpo se iba gastando “como vestido que roe la polilla” (Job 13:28). El salmista David, consumido bajo los golpes de la mano de su Dios, veía que su hermosura y que lo más estimado de él era deshecho, como la polilla destruye la hermosura de un vestido (Salmo 39:10-11). El profeta Isaías, al hablar anticipadamente de los enemigos del Mesías, quienes lo herirían y lo ultrajarían, anuncia que todos ellos envejecerán como ropa de vestir que es devorada por la polilla. Luego, dirigiéndose a los que permanecen sumisos a la ley de su Dios, los alienta a no temer las afrentas y los ultrajes de los hombres “porque como a vestidura los comerá polilla, como a lana los comerá gusano” (Isaías 50:9; 51:8).

El Señor Jesús también habló de la polilla. En el «sermón del monte» enseñó a sus discípulos a no hacerse tesoros “donde la polilla y el orín corrompen”, sino en el cielo “donde ni la polilla ni el orín corrompen” (Mateo 6:19-20); o, como lo leemos en otro evangelio, a hacerse un “tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye” (Lucas 12:33). Un día, todos los tesoros de esta tierra serán destruidos y desaparecerán, así como desaparece todo lo que es roído por la polilla. Ésa será la parte inevitable de las cosas que “están en la tierra”. Sólo permanecerán los bienes celestiales, “las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios” (Colosenses 3:1). Éstas son las cosas que tenemos que buscar y en las cuales debemos pensar, pues la Palabra nos dice: “Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” Lucas 12:34).

Adaptado de «Petits animaux de la Bible» (Pequeños animales de la Biblia) de P. Rossel

About these ads

2 comentarios to “Maravillas de la creación: La Polilla”

  1. loly said

    me han asesorado bastante ya que tengo fobia y panico a toda clase de gusanos y esta especie ha invadiso mi hogar y no se como combatirlas

  2. loly said

    ojala Dios me ayude a combatirlas y a superar este gramn miedo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: